Banca

Experiencia Slush

Experiencia Slush

 

4:00 de la mañana de un 28 de noviembre. Suena el despertador, y otra vez esa sensación: ¿Dónde estoy?. Ducha obligatoria para volver a saber qué está pasando. 20 minutos de agua hirviendo y al aeropuerto. A seguir remando.

Así comenzó nuestro viaje, y sin darnos cuenta, ya estábamos en Helsinki. 16:00 de la tarde, noche cerrada, las luces que engalanan la ciudad nos recuerdan que ya es Navidad, y el día se hace menos duro con todos los motivos navideños que iluminan la capital.

Os peguntaréis, ¿qué hace una empresa como la nuestra en un lugar así? Seguro que muchos emprendedores han venido a Helsinki en busca de pasta. La mayoría. Esta es la parte fácil de contar. La parte bonita en la que el emprendedor vuelve de Finlandia con 3 o 4 deals cerrados con inversores, y los bolsillos llenos de dinero si se han hecho bien los deberes en los últimos meses. Crecimiento, tracción, facturación y vuelta a empezar.

Pero, ¿y si nos tomamos el viaje de otra manera? Slush es un evento en el que los inversores buscan startups en fase growth, facturaciones “altas” con potencial para seguir multiplicándose de forma escalable. Se buscan compañías en las que invertir grandes tickets a valoración adecuada, nada de Business Angels. Sin embargo, ¿estamos preparadas las startups de la expedición para esto? Me pregunto si alguno de los integrantes de este viaje habrá levantado algo de dinero, ojalá sea así.

Lo cierto es que nuestro planteamiento del evento fue completamente distinto. Actualmente nos encontramos en una fase de cambio, ahora somos welegal.es, estamos creciendo, y no dejamos de buscar nuevas maneras para hacerlo, a partir de ahora vamos a adelantar las indemnizaciones de nuestros clientes y hemos abierto nuevas líneas de negocio como banca o laboral, todo ello gracias a lo aprendido, y al afán de seguir haciéndolo. Aprender. Salir de tu cueva del día a día para coger perspectiva, un punto de vista privilegiado que te permita discernir con claridad la zona blanca, de la zona negra evitando la zona gris, (término que le tomo prestado a mi amigo Javier Megías).

Para welegal ha supuesto una experiencia única el hecho de salir de España y ver cómo se están haciendo las cosas fuera. Cómo otros ecosistemas están interactuando, y cómo sus agentes se apoyan los unos a los otros para alcanzar el bien común: un ecosistema sano, colaborativo y del que se puedan lucrar todos los emprendedores que lo conforman.

Mi conclusión del viaje a Helsinki no puede ser otra; nos queda mucho que aprender, pero no caigamos en el paradigma de siempre “grass is always greener on the other side”. Por supuesto que tenemos que aprender. Tenemos que aprender los emprendedores, de otros emprendedores que ya superaron nuestros obstáculos en el pasado. Ha de aprender la Administración Pública, ya que las startups generamos empleo y visibilidad para la ciudad. Y por último, han de aprender las Corporates, ya que un Partnership con una startup puede multiplicar su facturación, además de incorporar su tecnología si el proyecto demuestra la tracción deseada. Es un win-win-win.

Sí, todos tenemos que aprender, pero vamos a hacer la lectura realista (decir que es la lectura positiva sería faltar a la realidad); Valencia tiene todo lo que necesita una startup para nacer, consolidarse, crecer, y ser vendida. Valencia tiene el clima y la infraestructura necesaria. Tiene las aceleradoras, que llevan años remando. Tiene las universidades y su talento, y ahora tiene también a la Asociación Valenciana de Startups. Además, tiene el apoyo del Ayuntamiento a través de VIT Emprende con Patricia Pastor, que más que nunca está apostando por nosotros con iniciativas como La Terminal, donde emprendedores valencianos de éxito van a arrastrar a futuros emprendedores al éxito a través de mentoring, contactos y la creación de nuestro preciado ecosistema.

Y todo esto se genera con expediciones como esta, donde lo público y lo privado comparten avión, reuniones, hoteles, y por qué no decirlo, mesa, mantel y cerveza. Este es el camino a seguir y, aunque falta mucho por aprender, servirá para que en uno o dos años volvamos a Slush y podamos decir que hemos levantado 2, 3 o 20 millones.

Write a Comment

Opiniones

Mis inquilinos me debían un año de rentas impagadas. AMG Legal llevó todo el proceso hasta que finalmente consiguieron que el Juzgado embargase las cuentas de los inquilinos y pagasen a la fuerza. Muy satisfecha con el trabajo que han hecho porque de verdad pensaba que no iba a cobrar nada.

Pepa H.

Mis inquilinos llevaban dos meses sin pagar el alquiler, me olía que la situación se iba a alargar y les pedí que se marchasen, pero se negaron. AMG interpuso una demanda y consiguieron que en 2 meses abandonasen la vivienda.

Marta G.

Hacía más de un año que mis inquilinos no me pagaban el alquiler, además de que me estaban cargando a mi las facturas del agua y de la luz. Contraté a AMG Legal para que llevasen mi caso. En 3 meses habían abandonado la vivienda y en 6 meses consiguieron que me pagasen todo lo que me debían. Estoy muy contento.

Raul M.

Me hice con una tarjeta de crédito con el banco. Cuando tuve que devolver el importe era tan elevado por los intereses que me estaban aplicando que me fue imposible. Con AMG conseguí llegar a un acuerdo para devolver únicamente el importe que había solicitado a la tarjeta sin ningún tipo de interés abusivo.

Pablo M
Pablo M

Llevaron la cláusula suelo que tenía mi hipoteca. Un perito económico con el que contactaron realizó un informe y finalmente consiguieron que el banco me pagase 6.000 €.

Cris T
Cris T

Yo era administrador de una sociedad y avalé personalmente las deudas, terminando con casi 100.000 € de deuda. Me reuní con ellos para ver si podía acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad y así fue. Durante meses trabajaron en mi caso hasta que consiguieron eliminar mi deuda al completo.

Ismael P
Ismael P

Consiguieron que me devolviesen los gastos de formalización de la escritura de mis cinco hipotecas! La verdad es que el proceso tardó bastante pero al final el banco tuvo que pagar por las cláusulas abusivas que pusieron en mis hipotecas sin avisarme.

Luis L
Luis L

Sufrí una caída dentro de un supermercado porque el suelo estaba mojado. Dejé en sus manos la reclamación contra el seguro responsable y consiguieron un dinero que me vino muy bien.

Alejandro B
Alejandro B

La agencia de viajes con la que contraté el vuelo me los recomendó para reclamar la cancelación que había sufrido. No sabía que tenía derecho a una indemnización, pero sólo con enviarles la tarjeta de embarque pudieron conseguirme 400 €

Lidia G
Lidia G